Ir al contenido principal

Covid-19: así te debes proteger en el transporte público para evitar contagios


Debido al estado de alarma, las autoridades han limitado la movilidad de los ciudadanos. Pero, si nos vemos obligados a utilizar el transporte público, ¿cómo debemos actuar?



#Yomequedoencasa se ha convertido en una de las campañas virales más potentes para concienciar a toda la población de la necesidad de permanecer en sus domicilios y así evitar la propagación del coronavirus. Sin embargo, no todas las personas pueden quedarse en sus hogares durante estas semanas: sus trabajos o el acceso a los servicios públicos fundamentales las obligan a salir a la calle. Además de quienes cogen el coche para ir, por ejemplo, a trabajar, muchos ciudadanos tienen que utilizar el transporte público para cubrir estos desplazamientos permitidos en el estado de alarma. ¿Qué medidas hay que tomar para protegerse y prevenir los contagios?


Usa el transporte público solo si es indispensable

¿Cómo minimizamos el riesgo de contagio si tenemos que coger cualquier transporte público? Lo primero es utilizar el sentido común: hay que evitar desplazamientos innecesarios. Esto se traduce, por ejemplo, en no subirnos a un autobús para ir a un supermercado alejado de casa y en hacer las compras de primera necesidad en el área más cercana a nuestro domicilio. Y si es posible, andando. De esta forma no solo nos protegemos (a nosotros y a los demás) del coronavirus, sino que también estaremos dejando el transporte público libre para quienes en realidad no tienen otra opción para moverse.

Además, ten en cuenta que si bien la afluencia de viajeros ha disminuido de forma considerable tras la declaración del estado de alarma, cualquier mínimo incidente que afecte a la regularidad del servicio prestado por el transporte público (autobuses, metro, trenes de cercanías y medias distancias…) puede provocar aglomeraciones durante su espera o en el viaje. Esto, antes de la alerta sanitaria, causaba incomodidad a los viajeros, pero ahora, cuando toca extremar las precauciones y respetar una distancia mínima con el vecino, provoca bastante nerviosismo entre los usuarios.

Desde el Ministerio de Salud se aconseja sobre todo a los grupos vulnerables (mayores de 60 años, personas diagnosticadas de hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades pulmonares crónicas, cáncer o con inmunodeficiencias y embarazadas, por el principio de precaución) que eviten coger el transporte público. En el supuesto de necesitar desplazarse, es mejor que opten por el coche particular o por los vehículos de transporte unipersonal, ya sean taxis o VTC.

Así debes viajar

Las normas de higiene para utilizar el transporte público y evitar el contagio del coronavirus pueden aplicarse a la mayoría de los ámbitos en los que convivimos. 


Repasamos los preceptos fundamentales:

Mantén una distancia de seguridad de entre uno y dos metros con el resto de pasajeros, tanto en los accesos como en el andén y dentro del transporte. No compartas el ascensor con otras personas.

Si toses o estornudas, hazlo sobre el codo flexionado.

Utiliza pañuelos desechables y tíralos tras su uso.

Evita entrar en contacto con todo tipo de superficies: pasamanos de las escaleras, barras de sujeción, asientos, reposabrazos, mando de accionamiento de puertas… Puedes llevar guantes desechables, pero recuerda que no debes reutilizarlos.

No te toques los ojos, la nariz y la boca, ya que las manos facilitan la transmisión del coronavirus.

No comas ni bebas cuando uses el transporte público.

Lávate las manos con mucha frecuencia, preferiblemente con agua y jabón; también 
puedes usar soluciones alcohólicas.

Y, por supuesto, si tienes cualquier síntoma compatible con el coronavirus (fiebre, tos o falta de aire son los más comunes), no salgas de casa y, por lo tanto, no utilices el transporte público.

Según indica el Ministerio de Salud, el empleo de mascarillas no está recomendado para la población general sana: solo ayudan a prevenir la transmisión del virus si las llevan las personas que están enfermas.


Fuente: Consumer

Comentarios

Entradas populares de este blog

Inflamación de un ganglio linfático: ¿Qué debo hacer?

Aunque no lo creamos existen muchas dolencias que pueden favorecer la inflamación de los ganglios, desde una infección bucal hasta una de oído, pasando por una bajada de defensas La  inflamación de un ganglio linfático  es muy común y, si te ocurre, lo primero que deberás hacer es calmarte. El 80% de las veces se debe a una simple infección sin mayor importancia ya que, en ocasiones, el simple hecho de estar débiles puede hacer que el líquido tisular (linfa) se acumule y origine dicha reacción. Mantener la calma y acudir al médico van a ser las pautas esenciales con las que actuar ante la inflamación de un ganglio linfático. Nosotros, por nuestra parte,  queremos explicarte cuáles son las causas y los síntomas  que originan la inflamación de un ganglio linfático, incidiendo una vez más, en que suele ser algo muy común. 1. ¿Qué función tienen los ganglios linfáticos? Piensa en el sistema linfático como en una compleja red que recorre nuestro cuerpo al igual que los v

El ejercicio mejora la memoria y el aprendizaje

Al practicar ejercicio nuestro corazón bombea más sangre y llega más oxígeno a nuestro cerebro, de modo que nuestra mente se despeja y conseguimos mejorar la fijación de recuerdos y la memoria Es importante encontrar tiempo para hacer ejercicio, sobre todo, si tenemos que estudiar mucho o queremos que nuestro aprendizaje sea mayor.  El ejercicio no es solo bueno para nuestra salud y el estado físico, sino que también aumenta nuestro bienestar mental . Descubre cómo el ejercicio mejora la memoria y el aprendizaje. El ejercicio nos puede ayudar a mantener la calma ante el estrés diario que muchas personas sufren en la actualidad, ya que ayuda a sentirnos con más energía y frescos y obtener así los mejores resultados.  Además, la actividad física regular ayuda a mantenerse en un peso saludable y reducir el riesgo de enfermedades graves, como los padecimientos del corazón y algunos tipos de cáncer . Mantenerse activo no requiere una gran cantidad de tiempo y esfuerzo.  Hacer 15

Mejorar la memoria de forma natural

La combinación de alimentación saludable y actividad física es fundamental para reducir la pérdida de memoria. Mantén la mente ocupada. No sólo los adultos mayores son quienes padecen de mala memoria, todas las personas de cualquier edad puede sufrir este trastorno que muchas veces nos hace pasar muy malos ratos. La memoria se va perdiendo cada día más con el paso de los años , las personas de la tercera edad pueden asociar este problema a síntomas de  Alzheimer , pero no necesariamente quienes tienen mala memoria van a comenzar a sufrir de esta enfermedad,  simplemente es un proceso natural de degeneración cerebral por el que todos tenemos que pasar a medida que envejecemos. Prevenir la pérdida de la memoria Gracias a diversos alimentos podemos prevenir la pérdida de la memoria de una manera totalmente natural. Estos son: Alimentos antioxidantes Se encuentran entre la gama de alimentos que nos pueden ayudar a mejorar y prevenir la mala memoria , ya que son mu